miércoles, 3 de diciembre de 2008

SISTEMA DE VIGILANCIA VOLCÁNICA

Desde Junio del año 2004 (Real Decreto 1476/2004, de 18 de junio) el IGN tiene como nueva competencia la “Observación, vigilancia y comunicación de la actividad volcánica y determinación de riesgos asociados”. Desde esta fecha, se inicia una nueva área de trabajo, la Vigilancia y Alerta Volcánica, ampliando las labores de los diferentes Servicios de Red Sísmica, Geodesia, Geomagnetismo y Gravimetría, así como del Centro Geofísico de Canarias.

Desde entonces, el IGN ha trabajado en el diseño e implementación de un Sistema de Vigilancia y Alerta Volcánica cuyo proyecto se está poniendo en marcha, primero en la isla de Tenerife para luego extenderse en el resto de islas volcánicamente activas. Este proyecto incluye el diseño de estaciones sísmicas, geodésicas y geofísicas, del sistema de comunicaciones, y de procesamiento y análisis de datos que permita realizar un seguimiento continuado de los cambios de los parámetros físicos asociados a la actividad volcánica, y constituya un sistema operativo de alerta (en sus fases de tranquilidad o actividad).

En estos momentos, en la isla de Tenerife existen 2 estaciones sísmicas de banda ancha (CRAJ y EBAJ) y tres de corto periodo (CCAN, CICO y CHIO) diseñadas y distribuidas para el control de la sismicidad de la isla, que resultan insuficientes para las labores encomendadas de vigilancia volcánica. Por este motivo, alguna de ella se ha reforzado con un nuevo y mejorado diseño de su infraestructura (CCAN) y se ha planeado la instalación de 5 nuevas estaciones geofísicas y geodésicas.
Además se ha ampliado la Red de Nivelación de Alta Precisión hasta alcanzar los 307 Km, se ha diseñado una densa Red Gravimétrica para la medida absoluta de la gravedad y se ha ampliado la Red de Mareógrafos

ALERTAS RECIENTES UBICADAS VOLCAN ILAMATEPEC EN EL AÑO 2007 (Noticia El Diario de Hoy)

SAN SALVADOR (AFP).- El gobierno salvadoreño decreta alerta roja en un radio de 4 kilómetros alrededor del volcán Ilamatepec, 66 kilómetros al oeste de San Salvador, cuya violenta erupción de ceniza y rocas dejó dos muertos y siete heridos y originó que miles de personas comenzaran a ser evacuadas, mientras el presidente Antonio Saca llama a la calma. Tras un fuerte sismo y ruidos ensordecedores, el Ilamatepec, más conocido como volcán de Santa Ana -cuya última erupción fue en 1904, aunque era visto como un gran riesgo potencial por los expertos-, comenzó su actividad a las 8 de la mañana, cuando se levantó una densa columna de humo, ceniza y rocas lanzadas hacia zonas próximas al cráter.

En comunidades como San Blas y Palo Campana, ubicadas a escasos dos kilómetros del cráter, se abrieron boquetes en el suelo, de los cuales salía agua hirviente, mientras en la calle asfaltada al parque turístico conocido como Cerro Verde, al lado sur del coloso, se podían ver las rocas humeantes que éste había expulsado.

Las erupciones se mantuvieron por un tiempo no precisado y lo que proseguía en la tarde de ayer eran las emanaciones de agua hirviente en diferentes puntos de la ladera volcánica. El gobierno confirmó ayer que dos personas murieron enterradas por un deslizamiento de lodo y árboles causado por el volcán.

El ministro de Gobernación (Interior), René Figueroa, dijo en rueda de prensa que miembros del Cuerpo de Bomberos y de organismos de socorro trabajan en el rescate de las dos víctimas en la comunidad Palo Campana, situada en la finca Santa Elena, en la base del volcán, una zona de difícil acceso. Las víctimas fueron identificadas como José Rafael y Oscar Guerrero, que limpiaban una canaleta cuando el volcán expulsó densas columnas de ceniza y lanzó agua caliente y lodo hacia el exterior.
Unos 200 campesinos que estaban atrapados en Palo Campana, unos dos kilómetros al sur del cráter, fueron evacuados a zonas más apartadas.

Figueroa informó que se esperaba evacuar a unas 7000 personas que viven en zonas de alto riesgo y aseguró que la fuerza aérea local divisó una columna de humo expulsada por el volcán de 50.000 pies (15.250 metros) de alto.